• Lun. Jun 27th, 2022

La butaca

Tu blog del hogar

¿Cómo elegir una lámpara nórdica?

Ene 7, 2022
¿Cómo elegir una lámpara nórdica?

El estilo nórdico se trata de una tendencia en decoración que ha entrado con fuerza en los últimos tiempos y sigue siendo una estrella en lo que a interiorismo se refiere. Si hay algo que caracteriza a este estilo de decoración, es el uso predominante del color blanco en las paredes, muebles e incluso en el suelo. Combinado con el blanco, suelen aparecer otros colores como beige y gris. Estos toques de color se consiguen con los complementos, la decoración de pared, una lámpara nórdica, etc.

Las claves para incorporar iluminación nórdica en casa

Dentro de la decoración nórdica, juega un importante papel la iluminación, ya sea la natural o la que se consigue con las lámparas. La natural quizás no tenga tanta relevancia, sobre todo en los países escandinavos (origen de este estilo) dado que no tienen tantas horas de luz solar como hay en países del sur de Europa. Es por eso que se juega más con la iluminación de las lámparas, dándole calidez y alegría a las estancias, intentando compensar la falta de luz natural.

Las lámparas de estilo nórdico, por lo general, incorporan diseños y líneas sencillas, pudiendo llegar a considerarse bastante austeras, aunque eso no quite para que puedan ser elegantes. A diferencia de otros estilos de decoración, donde las lámparas son más ornamentadas o llaman más la atención, en la iluminación nórdica se prefiere apostar por elementos que no sobrecarguen tanto el ambiente. Esto es algo importante a tener en cuenta a la hora de comprar lámparas nórdicas, pues habrá que considerarlo para que case con el resto de la decoración.

Otra característica que hay que tener en cuenta, es que, por lo general, en las lámparas de estilo nórdico se ven los cables, llegando a formar parte de la decoración en general. Esto es algo que choca con el resto de estilos, donde se utilizan muchos apliques y diferentes elementos para tratar de ocultar el cableado, interruptores, etc. Además, una de las premisas a la hora de elegir la iluminación, es que suele haber dos focos de luz por estancia: uno que es el principal y el que ilumina la mayor parte de la habitación, y otro más secundario y de menor tamaño, para iluminar ciertas zonas, como podría ser un sillón donde leer.

Tipos de lámparas nórdicas

Dentro de la iluminación nórdica, nos encontramos diferentes tipos de lámparas, en función del espacio al que estén destinados.

  • Lámparas de pie: este tipo de lámparas tienen estructuras sencillas y equilibradas. A la hora de elegir la adecuada, hay que considerar cómo está decorada el resto de la habitación, ya que al tener un tamaño medio – grande, hay que saber encajarla en el resto de los elementos decorativos. Suelen emplearse sobre todo en los dormitorios o salones grandes.
  • Lámparas de techo: se usan como el foco de luz principal en cualquier estancia. En este estilo, casi siempre nos vamos a encontrar una lámpara de techo, que es la que aporta la principal fuente de luz, combinada con luces secundarias, que también pueden pender del techo. Estas últimas incluso se pueden utilizar para iluminar mesitas auxiliares, o como si fuesen lámparas de noche.
  • Lámparas de mesa: se trata del formato de lámpara más utilizado, no solo en el estilo nórdico, si no en general. En el caso de la iluminación nórdica, gana especial relevancia para poder darle un toque escandinavo a la habitación, aportando personalidad a nivel ambiental. Otra de sus características es que crea ambientes relajados, con una iluminación tenue, pudiendo incluso prescindir de un punto de iluminación principal en función de como sea la iluminación del resto de la estancia.