• Dom. Nov 27th, 2022

La butaca

Tu blog del hogar

Mi estufa y chimenea echan mucho humo, ¿qué puedo hacer?

Abr 7, 2022
Mi estufa y chimenea echan mucho humo, ¿qué puedo hacer?

Cuando llegan los días más fríos de invierno, disfrutar del calor que proporciona una chimenea es algo que resulta muy agradable y que, además, puede ser un método de lo más eficaz para ahorrar electricidad. Hoy en día encontrarás todo tipo de chimeneas y de estufas de leña o pellets en el mercado.

Todas ellas contarán con una salida exterior cuyo objetivo es deshacerse del exceso de humo y de gases producidos por la combustión, y esto requerirá un mantenimiento adecuado para evitar problemas como, por ejemplo, humo en el interior de tu hogar.

Por eso, si tienes chimenea y esta está echando humo dentro de la estancia en la que se encuentra, lo más aconsejable será que trates de solucionarlo. Y, para ello, en la web Topextractores, dan algunos trucos que pueden servirte para calentar tu hogar sin contratiempos.

Limpia el tiro

Durante el uso de cualquier chimenea, los gases producidos por la combustión subirán por el tubo de ventilación. Lo que tal vez no sepas es que este proceso, con el paso del tiempo, va recubriendo el tiro con un subproducto conocido como creosota. Se trata de un compuesto químico que se acumula en capas cada vez más gruesas, lo que puede producir un estrechamiento progresivo del conducto por el que escapa el humo.

La creosota puede ser peligrosa debido a que es inflamable, pero, además, bloquea la salida del humo, lo que contribuye a que este termine en el interior de tu hogar. Por eso, una de las primeras medidas que debes tomar para solventar este problema (y como medida de mantenimiento general) será limpiar el tiro.

Revisa las medidas de tu chimenea

Si tu chimenea está limpia, pero suelta demasiado humo, tal vez se trate de un problema de diseño. Por eso, a la hora de instalar una, es importante que sus medidas estén calculadas a la perfección. Para ello, se deben tener en cuenta tanto el ancho como el alto de la boca del hogar, así como el diámetro y la longitud del conducto.

Si el tubo es muy estrecho, o incluso si es demasiado ancho, puede provocar problemas que se traduzcan en una extracción de humo deficiente. Por eso, lo aconsejable siempre es acudir a profesionales.

Añade un extractor de humo

Cualquier chimenea con un mantenimiento deficiente puede implicar un riesgo de intoxicación, y por eso es necesario controlar la salida de los gases. Para ello, un método muy eficaz puede ser instalar algún tipo de sistema que ayude a evacuar el humo para que el tiro funcione con más eficacia, como estos extractores de humo para estufas de leña. Por lo general, estos dispositivos se instalan en el exterior y pueden ser la forma más eficaz de mover el humo hacia el exterior.

Usa leña adecuada

Por supuesto, no todo va a depender únicamente de la instalación, ya que el material que uses como combustible también tiene su importancia. Si estás usando una chimenea tradicional, pues, deberás escoger bien la leña que vas a emplear. Sí, toda la madera arde, pero no siempre resulta adecuada para quemar en una chimenea.

En este sentido, la más recomendable de todas es la leña de encina. Si escoges otra madera, no obstante, debes asegurarte de que esté totalmente seca (es decir, que la humedad nunca supere el 20 %), y que no se trate de un tipo de árbol con demasiada resina. La madera de pino, pues, queda totalmente descartada. Si ignoras estas indicaciones, solo obtendrás un exceso de humo.

Siguiendo estos consejos, conseguirás disfrutar de tu chimenea o de tu estufa de leña sin humos ni otras complicaciones.